El Sombrero

Un sombrero es una prenda de vestir que se utiliza específicamente para cubrir la cabeza, ya sea del sol, el frío o incluso marcar el estatus social del portador. El término sombrero se ha modificado, convirtiéndolo en un término específico para designar al accesorio que tiene un ala alrededor de la copa pero que pensaría si les digo que es un accesorio mágico?. El sombrero es una pieza dinámica en la vida del caballero, tiene la capacidad de convertirse en una extension del cuerpo y darle significado propio a su postura frente a situaciones. El sombrero va mas allá de un accesorio de moda, es un lenguaje, tiene sus propios códigos y reglas que todo caballero debería por lo menos conocer.

Si complementos como el pocket square (pañuelo), los calcetines etc. hablan del estilo de su portador, el sombrero lo hace de su elegancia.

Atendiendo a los tiempos que corren para la moda masculina clásica, no nos debe extrañar que el uso del sombrero sea poco menos que testimonial. Si en los años 30 y 40, independientemente de la clase social a la que se perteneciese, ningún caballero abandonaba la puerta de su casa sin su sombrero, hoy éste sólo se ve en personas de una determinada edad o en personas que no prestando atención a las modas del momento conocen las ventajas de su uso.

Pero antes de entender los códigos sociales del sombrero, es importante un poco de la parte técnica:

El sombreo cumple tres funciones principales:

– una de abrigo
– una de complemento decorativo
– una social

El sombrero es junto a las gafas de sol, el complemento que mayor finalidad práctica tiene. Es por ello por lo que su uso está más que justificado y no nos debería dar vergüenza alguna vestirlo. La cabeza es seguramente la parte del cuerpo por la que más calor se desprende y el sombrero ayuda a que esa pérdida sea menor. Nos protege tanto del frío como de la exposición directa al sol. El ala del sombrero proporciona a la parte superior de la cabeza la sombra que no nos ofrece ni siquiera unas gafas de sol. En temporadas de lluvias es muy práctico al permitirnos olvidar el engorroso paraguas y evitar mojarnos tanto la cabeza como parte del torso.

También es cierto que al ser una prenda en extinción su uso requiere extrema seguridad en si mismo y confianza.

Ahora hablemos de algunos códigos de uso:

Gesto de retirar el sombrero sin llegar a quitárselo del todo. Es una manera útil, cómoda y rápida de mostrar un gesto de buena educación. Utilizado generalmente en espacios abiertos, principalmente, para saludar cortésmente, o para contestar a un saludo. Hay algunos autores que admiten, sobre todo entre caballeros, tocarse el ala del sombrero, como gesto válido para saludar o mostrar sus respetos.

Quitarse el sombrero totalmente de la cabeza para dejarlo en la mano. Se utiliza para mostrar respeto en lugares cerrados, para conversar con otras personas e incluso para mostrar un sentido de profundo respeto, como puede ser cuando suena el himno nacional de un país.

El saludo con el sombrero, al igual que cualquier otro saludo, requiere que se retire de la boca cualquier tipo de pipa, cigarrillo, puro, etc. que se tenga en el momento del saludo, y siempre antes de quitarse el sombrero o hacer un gesto con él. Tambien es apropiado retirar las gafas de sol, o gafas oscuras, salvo por alguna prescripción facultativa.

Un caballero debería retirar su sombrero, tanto en el interior de un lugar como en el exterior. En el exterior debería quitarse el sombrero cuando:

– Le presentan a una señora, a una persona mayor, y en general cualquier otra persona de gran respeto.

– Cuando mantiene una conversación con otra persona, y en especial con las señoras, las personas mayores.

– Cuando suena el himno nacional de un país, y en especial, el del propio país.

– Delante de un cortejo fúnebre o al paso de una comitiva que acompaña a un funeral.

– Cuando pasa un conocido de la persona que le acompaña. Debe corresponder a su saludo retirando su sombrero.

– Cuando una mujer o una persona mayor le muestra su agradecimiento por haberle sujetado una puerta, cedido un asiento, recogido un paquete, etc.

– Para pedir disculpas. Cuando choca con otra persona, le empuja sin intención, cuando le tropieza a alguien con una bolsa, etc etc.

– Si tiene que pasar de forma forzosa entre dos o más personas que están conversando.

Encontrarnos en situaciones como las anteriormente descritas no es frecuente en nuestros días aunque llegado el caso debemos conocer las normas a observar. Lo que si es frecuente es cruzarnos con una señorita ante la que nos debemos descubrir como norma de caballerosidad. Descubrirse ante una dama es una muestra de cortesía que todo caballero debería atender y toda dama aceptar. Esta muestra de etiqueta se ha observado durante cientos de años y no deberíamos abandonarla ahora.

A pesar de que el uso del sombrero está desapareciendo de nuestro país, en otros lados del mundo como Italia su uso está más extendido. En otros como Estados Unidos el sombrero está resurgiendo en estos últimos años y hay casas de gran prestigio especializadas en su confección a medida. En Colombia, es posible todavía observar esta etiqueta por parte de los hombres adultos en algunos pueblos y en regiones donde todavía respetan la etiqueta como Caldas, Quindio y Nariño.

Para mucho puede resultar “boleta” el uso de este especial accesorio, pero repito, el sombrero no es para todos, requiere magnificar una seguridad personal y proyectarla a través del uso del mismo. Sombreros hay cientos de diseños, materiales, colores y texturas… solo hay que buscar aquel que se nos acomode y sobre todo refleje aquello que queremos proyectar.

Agradecimientos especiales a Toro Angel por la producción en moda, la estética en el uso del sombrero y la conformación del atuendo que se muestra en las fotos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*