De mi interés en los talleres de Congo Films School

Debo reconocer que soy bastante escéptico en esos concursos por “Likes” y con esos premios por internet, entiendo que por estos tiempos las empresas buscan ganar credibilidad almacenando seguidores, likes y fans para poder crear una comunidad alrededor del servicio y/o producto ofrecido, de hecho, yo mismo algunas veces he tenido que trabajar estrategias de marketing digital para algunos de mis clientes y se perfectamente como funciona. Tal vez de ahí viene mi escepticismo, se me viene a la mente el día que un director radial de Caracol acá en Pereira, manipulo el concurso para que su esposa se ganara un reloj de lujo que estaba rifando una prestigiosa marca en la emisora, o esa vez que cierta clínica estaba rifando en redes sociales un combo de liposucción + implantes de senos que se los termino ganando la novia del cirujano, o el trafico de likes de los Djs participantes al Storyland para ser seleccionados teloneros, o la practica contraria donde le compraban likes a los que iban ganando para luego denunciarlos por fraude, o los bots de reporte de cuentas masivas para hacer cerrar perfiles por spam, o la clonación de un perfil para confundir el engagement solo por nombrar algunas de las cientos de historias del “Black Digital Marketing”. El caso es que este tipo de concursos siempre suelen dejar mal sabor de boca, sobre todo para los que nos tomamos las cosas en serio y le ponemos esa pasión desbordante a todo lo que hacemos.

Pero la peor diligencia es la que no se hace, y hoy estoy como participante metiéndole todo el animo a este concurso por un premio que aunque calificable económicamente es incuantificable en experiencia. La empresa Congo Films se la juega toda con la inauguración de -tal vez- la única escuela de cine con credibilidad en Colombia, dejando a un lado toda la burocracia educativa del país y poniendo 2 cosas sobre la mesa; EQUIPOS Y EXPERIENCIA.

Al principio estuve bastante prevenido por muchas razones; Una escuela nueva, un certificado de asistencia, un precio que resultará elevado para muchos, etc, etc. Como buen Colombiano golpeado por 50 años de violencia, bajar la guardia no es algo fácil, pero aquí es donde entra lo bonito del asunto. Nunca vi a Congo Films School borrando mis comentarios ni ignorando mis cuestionamientos, de hecho, una respuesta contundente ante una de mis dudas me desarmo por completo frente al problema expuesto y desde ahí comenzó mi interés en esta nueva escuela.

Dentro de las bases del concurso es necesario escribir el interés principal del participante, y acá es donde viene la parte difícil. Creo que justificar el conocimiento no tiene razón de ser. Benjamin Franklin le decía a su pueblo: “Vacía tu bolsillo en tu mente, y tu mente llenará tu bolsillo” y mas razón no puede tener. En un país donde el acceso a la educación es restringido para ciertos estratos económicos, el arte tiende a pagar el peor de los precios; fotógrafos que nunca descubrieron que eran fotógrafos, actores que solo pudieron actuar frente al espejo, maquillistas que solo se pintan en Halloween, directores de ilusiones y productores de problemas. Son pocos los que tienen el privilegio de encontrar su vocación en el arte, y el cine es arte.

Admiro a quienes brindan conocimiento; se requiere dejar el ego a un lado y desactivar el egoísmo, solo aquellos con seguridad absoluta de si mismos sienten alegría en formar y preparar a otros. Una de mis empresas esta dedicada a la educación en áreas de la salud; se perfectamente el esfuerzo que hay detrás de un grupo de trabajo preparado para formar y la responsabilidad que ello implica. Así como también he tenido que brindar oportunidades a quienes quieren prepararse pero lastimosamente no cuentan con los recursos, pero si con las ganas. Y es esto lo que finalmente será el eje argumental del por qué quiero hacer esta serie de talleres.

Soy un empresario en una ciudad intermedia de Colombia, tengo poco tiempo pero muchas ganas. Siempre he querido rodar una película en la región donde vivo y a pesar de que puedo contar con el recurso económico y técnico, a veces es frustrante descubrir que el conocimiento no es suficiente. Hacer cine no es algo que puedas encontrar en un tutorial en Youtube (creanme, ya lo he intentado), la capacidad de imaginarlo y luego contarlo esta reservada sólo para algunos obsesivos-compulsivos como yo.

Vivo en una región famosa por tener las mujeres mas promiscuas de Colombia y me gustaría poder contar otras historias aparte de la -ya de por si- trillada narco-cultura de estas regiones. Me gustaría darle la oportunidad a otros de trabajar en un proyecto futuro, y de esta manera, avivar esa llama cinematográfica que esta reservada sólo para las ciudades grandes del país, y es inexistente en estas regiones.

Desconozco los criterios de evaluación del jurado, seguramente muchas personas aplicarán por motivos muy diferentes a los míos: Algunos acudiendo a la rosca, otros acudiendo a la lastima y el pesar etc, etc. Pero pienso que si tuviera que convencer a un jurado de porque debería ser yo el ganador de este premio, les diría que aparte de todos los likes que se puedan conseguir es importante darle el conocimiento a alguien que realmente lo vaya a aprovechar. Y aprovechar el conocimiento no es ponerle buena actitud a el proceso de aprendizaje, ni salir a coleccionar títulos para poner en una hoja de vida que a nadie le van a interesar, si no salir a hacer cosas tangibles con eso que te regalan. Seria frustrante que semejante regalo terminara en manos de alguien cuyo sueño solo es “estudiar”, seria como regalarle a alguien una cámara y que la dejara guardada en el armario con la excusa de que “es muy costosa y se podría dañar”, no estudias cinematografía por matar el tiempo, ¡estudias cinematografía para hacer cinematografía!, entonces bajo mi óptica es necesario aprender para luego emprender… y en eso es precisamente donde estamos, buscándole una posibilidad a este super premio.

En resumen, creo que me gustaría dejar de escribir tanto y empezar a rodar más, pues creo que el cine en Colombia necesita mas empresarios que se la jueguen invirtiendo en el, finalmente es eso lo que pone la maquinaria en movimiento, también me parece la ocasión ideal para conocer profesionales en el área y crear un grupo de trabajo para mis planes de realización. No pretendo convertirme en un cineasta por haber cursado una serie de talleres, pero si pretendo aprender mucho de como funciona la industria del cine en Colombia paralelo a el contenido de los talleres . Así que mi compromiso será que si me gano este concurso haré una película en Pereira, no es mas.

Me preocupa un poco ese tema de la “Hoja de vida”, pues en la ficha enviada tan solo puse mi website, pues siempre he desarrollado portafolio para mis empresas y no para mi. No obstante si el jurado evaluador lee esto, le dejare algunos apartes de lo que con el poco conocimiento que tengo he podido hacer.

Entre otros. Si quieren mirar mis perfiles sociales, pueden entrar aquí

Muchísimas gracias a todos mis familiares, amigos, conocidos y seguidores que siguen mis publicaciones. Vamos a meterle el mejor de los ánimos !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*